Hola hermosas! Espero que estén comenzando la semana con mucha energía porque es justamente de lo que en este post les quiero contar. Creo que en este “nuevo mundo” en el que vivimos rodeados del tráfico, la vida acelerada y en ocasiones caótica de la ciudad, y de tanta tecnología, a veces es necesario desconectarnos de tooooodo eso para permitirnos volver a entrar en sintonía con nosotros mismos, recargar energía, sacudirnos las malas vibras y así, renovarnos para comenzar con nuevas metas, objetivos o con lo que sea que en éste momento estés viviendo.

Y eso fue exactamente lo que Edgar y yo quisimos hacer para celebrar su cumpleaños, renovarnos juntos, como pareja, como humanos y la verdad es que podría sonar muy parecido a un reto pero créeme, si vas al lugar ideal para hacerlo… más que un reto será un espacio lleno de misticismo, un sitio reconocido como “LUGAR DE PAZ MUNDIAL” por el Dalai Lama en el 2006, que para nosotros fue, lo más cercano a un pedacito de cielo.

Hostal de la Luz es un rinconcito cálido, ubicado en la montaña de Amatlán, muy cerca de Tepoztlán. Es el sitio ideal si necesitas relajarte y desintoxicarte de todo, con vistas espectaculares que te robarán el aliento y sinceramente no necesitarás más para entrar en sintonía con tu yo interior.

La comida es un deleite, hay para todos los gustos y paladares, incluso cuentan con menú vegetariano, así que nadie se salva de las mieles de su excelente cocina.

Además de la tranquilidad y la increíble energía que te transmite el estar ahí, hay muchísimas actividades, desde las más relajantes, pues cuentan con un amplio repertorio de masajes y terapias holísticas; hasta las más místicas como experimentar el “temazcal” que de pronto se convierten en verdaderas experiencias a nivel personal y espiritual.

Definitivamente renacimos en este lugar tan espectacular, lo más cercano al paraíso (les juro no es broma) del cuál podría seguir contándoles pero, como en verdad me encantaría que lo vivan y ustedes mismos se dejen sorprender por su misticismo, tendrán que visitarlo pronto para saberlo jaja 😉

Quiero agradecer al Hostal de la Luz, por consentirnos tanto, por darnos la oportunidad de redescubrirnos y por supuesto por ayudarme a sorprender a Edgar con el  mejor regalo.

Y claro! GRACIAS a ti por leérme y seguir conmigo en ésta aventura.

Las quiero, les mando besos y mucho brillo en su semana!

Liz